10 Razones para viajar a India.

10 Razones para viajar a India.

La India siempre ha representado un destino exótico, místico y lleno de misterio. Desde que era muy pequeña mi padre me regaló mis dos primeros libros “las mil y una noches” y “La vuelta al mundo en ochenta días” estos libros inspiraron gran parte de mis sueños de viajar hasta la India, se me antojaba conocer sus palacios, sus gentes e imaginarme verme rodeada de personas y lugares de ensueño como salidos de un cuento de hadas.

Pasaron muchos años para que cumpliera mi gran sueño realidad de viajar a la India, el primer recorrido lo hice en el 2014 y duró 47 días y aunque he regresado más de una docena de veces y he recorrido gran parte de ella, siempre me quedan ganas de más y siempre encuentro motivos para regresar una y otra vez, pues nunca me canso de adentrarme en las profundas enseñanzas que India me deja en el corazón.

Existen muchas Indias dentro de la misma India, y podría pasar días platicándoles las múltiples experiencias que me han hecho amar a este país con tanto fervor, a pesar de sus contradicciones y a pesar de sus contrastes, porque definitivamente es impactante en todos los aspectos, tanto para lo bueno como para lo malo, pero sobre todo es intenso y apasionante, al grado que siempre me deja una profunda enseñanza.

Sin duda alguna India es un país que seguramente dejará una huella profunda en tus recuerdos, tu consciencia y tu alma.

Aquí resumo 10 de las razones por las que yo considero vale toda la pena cruzar el mundo entero para visitar la India.

1.- Su Gente

Ante todo las miradas de la gente, sus ojos tienen un brillo y una energía especial que parece que penetra hasta el alma, sus sonrisas están tan llenas de vida y de energía, que a pesar de todo lo que puedan estar viviendo, siempre tienen una cálida sonrisa que mostrarte. Su trato, siempre hospitalario, generoso y dispuesto a auxiliarte aunque a veces a cambio de algunas rupias.

2.- Su Devoción.

No conozco otro país con más rituales, más creencias y más prácticas espirituales como la India. Tanto que por momentos he llegado a pensar que es demasiado, desde sus millones de Dioses, historias y leyendas que podría ser casi abrumante intentar conocerlas todas, o siquiera entender las más importantes. La cantidad de simbolismos, prácticas ritualísticas, festividades, festejos y creencias se podría decir que es infinita.

3.- Su Comida

Muy pocos países como India pueden ofrecer un rango con tanta variedad de comida. No existe algo así como la típica comida hindú, porque es muy muy extensa y variada. Desde los platillos del sur como su arroz al limón con anís y mis favoritas las dosas, en especial la rava dosa masala, que es como una especie de crepa salada rellena de papa y especies, hasta el malai kofta de punjab, pasando por los los famosos Tikka Masala, palak paneer,  y las múltiples variedades de dahl (lentejas), y el pan con ajo conocido como “naan”. Desde que viajo a India no dejo de probar algo nuevo de su extenso repertorio vegetariano y no dejo de sorprender a mi paladar con sus exquisitos y múltiples platillos.

4.- El Taj Mahal

La construcción más famosa del mundo. Su arquitectura e imponencia es sublime, pero es la historia del Taj Mahal la que además la hace aún más especial, y que atrae a millones de visitantes cada año. En este mausoleo se encuentran enterrados la reina Mumtaz Mahal la cuarta esposa del rey Shah Jahan, quien murió al dar a luz a su 14vo. Su muerte dejó suminido al rey en la más profunda desolación. En su memoria construyó el mausoleo Taj Mahal, y con este monumento ofrecerle el palacio y la corona que no tuvo en vida. Su construcción duró 22 años desde 1631 hasta 1653, fue hecha por más de 20 mil personas. El Taj Mahal es una gran obra arquitectónica que fusiona la tradición hindú con la tradición persa-musulmana. Los materiales fueron transportados desde Makrana a 300 kilómetros de distancia, mediante más de 1000 elefantes. Las piedras preciosas incrustadas provienen de Bagdad y China. 

5.- El Famoso “Triángulo Dorado”.

El recorrido de las tres ciudades de Delhi, Agra y Jaipur forman geográficamente la forma de un triángulo, famosamente conocido como el Triángulo dorado. Se le llama de esta forma por el gran esplendor cultural que cualquier viajero puede llegar a deleitarse al máximo.

  

 

6.- Los Himalayas.

Una de las principales atracciones del país son las famosas montañas de los Himalayas y sus excursiones por sus recónditos paraderos. Esta cordillera de épicas montañas alberga montón de lugares dignos de vistar como Manali, Shimla, Leh, Dharamsala, hasta la sagrada Rishikesh.

7.- La memorable Varanasi.

“Varanasi es la verdadera India para los experimentados” escribió Gill Charlton. No es para los pusilánimes. Sus callejuelas atiborradas de gente pueden provocar claustrofobia incluso a aquellos viajeros experimentados, los dolientes llevan a sus muertos en procesiones a las terrazas de fuego a la orilla del río; los monjes y los peregrinos se bañan en las aguas francamente sucias río arriba y consultan a los astrólogos y lectores de palmas, las vacas, las cabras y los niños harapientos buscan restos en los ghats (escaleras de entrada al río Ganges). Todo un espectáculo que si el viajero va con la mente y el corazón lo suficientemente abierto, será una experiencia inolvidable que quedará en su memoria por siempre.

  

8.- Sus trenes

Hay muchas personas que viajan por tren y que lo encuentran bastante desagradable, porque no tiene nada que ver con los trenes europeos, al contrario, sus trenes son como un viaje por el tiempo. Pero quien no viaja en tren en India, en realidad no conoce bien India. Pero también existe otro tipo de trenes que son una verdadera joya. Uno es El Darjeeling Himalayan Railway, un sitio considerado Patrimonio Mundial de la Unesco que serpentea a través de las estrechas montañas de Darjeeling, otro recorrido impresionante es El Nilgiri Mountain Railway, la única sobreviviente locomotora de vapor en todo India, una verdadera experiencia mágica, es impresionante recorrer las montañas de té en un trenecito como de juguete.

9.- El Yoga

Qué destino más fantástibuloso para practicar yoga que con los los mismísimos creadores, en su lugar de origen. Desde la memorable Rishikesh a la orilla de los montes Himalayas y con  sus miles de escuelas de yoga y ashrams a un lado del Río Ganges, pasando por la famosa sureña Mysore que dio origen al famoso estilo “Ashtanga Yoga, Mysore style” hasta la mítica Kundalini yoga iniciado por los Sikhs, cualquiera que sea tu estilo de yoga, India tiene un infinito mar de opciones para explorar, adentrarte y aprender desde sus raíces esta práctica ancestral creada para la iluminación espiritual.

10.- Sus Ashrams y el legado de su enseñanza espiritual.

Para mi el más importante, sus miles de Ashram y Swamis (monjes) maestros y líderes espirituales que desde los años 50’s esparcieron por el mundo lo que hoy conocemos por yoga y meditación, pero que además dedican su vida al servicio de la enseñanza, la expansión espiritual y la consciencia. Desde Osho, Amma, Sivananda, Krishnamacharya, Aurobindo, Sathya Sai Baba, Paramahansa Yogananda, BKS Iyengar, Gopi Krishna, Swami Bua hasta el famosísimo Sadhguru, todos con historias extraordinarias y ejemplos de vida.

India es un destino que sin duda te sorprenderá en toda la extensión de la palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top