Manual para una vida miserable.

Manual para una vida miserable.

A veces a los seres humanos nos funciona más la psicología invertida. Por eso se me ocurrió hacer este manual. ¿Te identificas en alguno de estos puntos?

1.- COMPÁRATE EN TODOS LOS ASPECTOS; FÍSICO, PROFESIONAL, MATERIAL, FAMILIAR Y EMOCIONAL.

Es importante que nunca pierdas la oportunidad de comparar tu cuerpo, especialmente en redes sociales, con el de alguien que consideras hermoso, atractivo, tampoco pierdas oportunidad de comparar tu éxito profesionales, o incluso recuerda que entre más te compares con otras personas, más crecerá tu idea de que no eres suficientemente bonito, guapo, atractivo, inteligente, capaz, profesional, amoroso, y mayor será tu desconfianza en ti mismo.

2.- PIENSA EN TODO LO QUE NO ERES O NO TIENES.

El pensamiento de carencia es una idea que tenemos arraigada desde que somos pequeños, cada vez que pensábamos en ese juguete o golosina que tanto queríamos y que no nos compraron de pequeños, o ese salario o ese puesto que no has podido conseguir desde hace años, sin olvidar por supuesto el no dejar de pensar en esa ropa que no te puedes comprar,  joyas, el carro, la casa que no tienes, la complexión o el cuerpo que te gustaría tener, o incluso hasta la familia o la pareja, y todavía más difícil de detectar toda esa sabiduría, inteligencia o iluminación espiritual. Cada vez que te enfocas en lo que no tienes o no eres, más pobre será la idea que tienes de ti mismo.

3.- ENFOCATE EN VER TUS DEFECTOS Y A ODIARLOS CADA DÍA MÁS.

Mírate al espejo, busca todo lo que o te gusta de ti físicamente, tus brazos, o tal vez las piernas, puede ser tu nariz, o incluso puedes buscar algún tic, o defecto, un lunar, una cicatriz, cualquier cosa que te avergüence e intentes cubrir puedes acrecentar ese odio 

4.- CRITÍCATE TODO EL TIEMPO, TUS DECISIONES, ERRORES DEL PASADO, ETC.ETC.

Piensa en el pasado, encuentra todos tus errores, y no dejes de pensar en todo lo que pudiste haber hecho y no hiciste, en todas las decisiones que hayas tomado y que consideras que fueron equivocadas, igualmente invierte suficiente tiempo pensando en aquello que te hace sentir culpable o te hace acrecentar tu enojo y resentimiento, especialmente porque no lo puedes cambiar.

5.- PIENSA EN TODAS LAS POSIBILIDAD NEGATIVAS QUE TE PUEDAN PASAR EN EL FUTURO.

Una de las cosas que más puede drenar tu energía de forma negativa y al mismo tiempo acrecentar tu desconfianza en la vida y en ti mismo es visualizar e imaginar todo lo malo que puede suceder en el futuro como enfermedades, accidentes, pérdidas, vejez, soledad, y todos estos escenarios futuros desembocan en que intentes levantar muros de protección para poder controlar todo aquello negativo que pueda suceder. Detente antes de hacer algo, siempre piensa en todas las posibilidades negativas que pueden llegar a suceder y mejor no lo hagas.

6.- QUÉJATE LO MÁS QUE PUEDAS ESPECIALMENTE DE TODO LO QUE ODIAS DE LA GENTE, DE TU CIUDAD, DE LA HUMANIDAD, ETC.

Una de las actividades que está muy en boga, es navegar por las redes sociales y quejarse de todo lo que esté a tu alcance y te cause molestia, pueden ser noticias, comentarios de la gente, siempre tendrás oportunidad de encontrar algo que te desagrada y expresarlo, desde indignación, injusticia. Aunque estés cómodamente sentado frente a tu computadora, el mundo será mejor mientras te sigas quejando y proyectando todo tu enojo e indignación. Y entre más desacredites a los demás, al mundo y a la vida misma mayor será la falta de acreditación que tú te das a ti mismo.

7.- ALIMENTA TUS MIEDOS Y ACRECÉNTALOS.

Has una lista de tus miedos y fortalécelos, todo crece en cuanto más energía le pones y ¿de qué manera le pones energía?, sencillo, invirtiendo tiempo pensando en eso que te da miedo y fortaleciendo la idea de que es terrible, insuperable, que no existen opciones y que es imposible de arriesgarte, asegúrate de siempre pensar que eres incapaz de superar tu miedo, y siempre desconfía. Pedir ese aumento de sueldo, terminar con esa relación que crees que no podrás vivir sin ella, todos esos son ejemplos para haya anclas que te impedirán volar y liberarte de tus miedos.

8.- NIEGA TUS SENTIMIENTOS, PIENSA QUE DEBES SER FUERTE Y NO LLORAR.

Este también es una práctica que aprendimos desde muy pequeños. Cada vez que nuestros padres invalidaban nuestras emociones o sentimientos, minimizándolas y haciéndonos creer que no había razón por que llorar y porque sentirnos tristes, nos enseñó que siempre debemos ser fuertes, y no darnos el permiso de reconocer como nos sentimos. Así es que cada vez que sientas que se te rompe el corazón, intenta huir de esas emociones, no llores, eres fuerte, trata de superarlo lo antes posible, y de que se te olvide, no vaya a ser que al encontrarte con tus sentimientos te des cuenta de cuánto te has olvidado de ti mismo y de reconocerte.

9.- INTENTA AGRADAR A TODOS, O BUSCA EL RECONOCIMIENTO CONSTANTE DE LA GENTE.

Una de las adicciones de nuestros tiempos es tratar de caerle bien a todos, de ser popular, de buscar que tu jefe te reconozca, o tus papás, incluso que tus hijos te consideren una buena madre o que tu pareja piense que eres la mejor, esa eterna búsqueda del reconocimiento, de la aceptación, siempre vivirá en todos y cada uno de nosotros, pero nuestra necesidad de ser especial en estos tiempos se traduce en búsqueda de likes en Facebook, seguidores en instagram o cualquier red social. Entonces busca siempre de demostrar a toda costa que tu vida es especial, feliz y auténtica, no del montón, trata a toda costa de mostrar tu imagen intelectual, espiritual, yogui, artista, culta, cool, alternativa, cosmopolita, letrada, meditadora o que tu vida es perfecta. Y así siempre te mantendrás con hambre de reconocimiento.

10.- SACRIFÍCATE SIEMPRE QUE SEA POSIBLE.

Otra idea que nos inculcaron desde chiquitos y que con el paso del tiempo le damos fuerza. ¿Cuál es esa meta que tienes en mente?, bueno pues no importa el camino, ni nada más, solo importa llegar a la meta, aunque tengas que sacrificar salud, dinero, sufrimiento, piensa que entre menos disfrutes del camino más creerás que es valiosa la meta, y al llegar a conseguir la meta, sabrás si en realidad valió la pena tanto sacrificio, y una vez que te sacrificaste tanto y consigas el objetivo creerás que tienes que volverte a sacrificar, para volver a obtener un poco de satisfacción. Así tal vez te des cuenta de que tan duradera es la satisfacción final y que tan importante fue todo aquello que sacrificaste.

11.- AUTO SABOTEATE EMBARCANDOTE EN ACTIVIDADES QUE TE GENERAN CULPA.

Pueden ser cualquier tipo de adicción más allá de las obvias como fumar, beber o comer, también podemos ser adictos a discutir, pelear, criticar, desacreditar, gastar. ¿Cuáles son todas esas actividades que inconscientemente haces, y que después te harán sentir muy culpable?, pues repítelas y piensa que en eso radica tu libertad, en hacer lo que te plazca cuando te plazca y sin límites.

12.- ENTREGA TU PODER A LOS DEMÁS Y VICTIMÍZATE SIEMPRE QUE SEA POSIBLE.

En todas las situaciones que ocurren en tu vida encuentra siempre a un culpable, reconócete como un personaje pasivo dentro de la situación, sin poder de acción y que como resultado te convierte en una víctima de las circunstancias, cualquiera que estas sean. Evita la responsabilidad ante todo. Tú siempre haces bien, los demás siempre hacen mal. Y todo lo “malo” que te sucede desde una enfermedad hasta un accidente siempre habrá algo o alguna circunstancia responsable menos tú, puede ser la casualidad o incluso Dios (si crees en Él), pero tú jamás serás responsable.

13.- NO PONGAS LÍMITES.

Esta es especialmente para todos aquellos que con el afán de no entrar en conflicto, prefieren callarse y aguantar situaciones que los llevan al extremo. Así es que siempre trata de dar más de lo que se requiere, aún que sea por encima de tu descanso, por encima de tu salud, por encima del tiempo con tu familia, siempre trata de dar más porque tu miedo a no dar el ancho es mayor que tu amor propio, y por ende necesitas que te reconozcan antes de que te critiquen por haber puesto un límite y haber dicho que NO.

14.- NUNCA TE PERMITAS ESTAR SOLO.

Si sientes ansiedad por la soledad, corre, llénate de actividades, atasca tu agenda, aprende a vivir siempre ocupado y haciendo algo, vivimos en la cultura de “entre más ocupado estás, más importante eres”. Así es que no te permitas estar solo, y si terminaste con una relación jamás te permitas un tiempo de completa soledad, eso te haría reflexionar profundamente sobre ti mismo, eso te enseñaría a estar contigo mismo antes que con alguien más y te llevaría inevitablemente a tener que trabajar contigo mismo, y eso se puede poner muy feo, porque no hay nada más difícil que reconocer nuestros errores e incongruencias. Así es que entre más encarrilado estés en una relación tras otra, o entre más ocupado te encuentres en actividades mayor será tu sensación de importancia.

15.- NUNCA RECONOZCAS TU SOMBRA, NI TUS ERRORES, NO ASUMAS QUE TODA TU REALIDAD ES LO QUE TÚ ATRAES A TU VIDA.

Y ya casi para terminar uno de los más fáciles es que jamás te pongas a analizar e intentes ver qué parte de ti no quieres ver por ningún motivo, y se está proyectando (si como proyector de cine) en todo eso que tanto te molesta, te hace sufrir y te enoja de la realidad.

16.- NUNCA TE PERDONES NI SEAS COMPASIVO CONTIGO MISMO.

Y para cerrar con broche de oro y el más importante de todos, jamás te perdones por ningún error que hayas cometido, por muy atroz que haya sido. Porque como bien dice el dicho “no tiene perdón de Dios” tú te la has creído a tal grado que has aprendido a no perdonarte a ti mismo, y por ende te cuesta tanto trabajo perdonar a los que te lastiman. Siempre será mejor meter tu corazón en una caja con un candado con miedo a que lo lastimen, por que es más fácil desconfiar que confiar en la vida, en el amor.

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Back to Top